¿Por qué se me rompen las uñas?

Hemos hablado mucho en este blog sobre la importancia de una dieta equilibrada para lucir una melena de infarto. Sabemos que el pelo necesita nutrientes, vitaminas y minerales para estar sano. Algunos desequilibrios nutricionales, o la falta de algunos minerales en la dieta como el hierro o el zinc, pueden provocar episodios de caída de cabello, o bien  volver el cabello más fino y sin brillo. Pero, ¿Qué hay de las uñas? ¿Qué pasa cuando se vuelven quebradizas y se rompen fácilmente? 

Golden makeup and metal gold nails

El estado de las uñas  puede ser un también un reflejo de salud, y igualmente  sufren las consecuencias de una mala alimentación. Al igual que el cabello, las uñas están compuestas esencialmente de queratina, e como  una melena abundante y cuidada, unas manos cuidadas con unas uñas bonitas son una excelente carta de presentación.

Los problemas de uñas quebradizas son una consulta cada vez más frecuente en las farmacias. A veces, notamos que nuestras uñas se rompen o de deshojan o que muestran alteraciones en su superficie. Si bien algunas de las alteraciones más frecuentes en las uñas pueden tener una patología de base  -como psoriasis, hipotiroidismo o onicomicosis-,  en un gran porcentaje de los casos se debe a deficiencias nutricionales y a factores ambientales.

La insuficiencia  de vitamina A, C, D, ácido fólico y sobre todo,  vitaminas del grupo B  como la biotinapueden provocar  provoca fragilidad en las uñas, por mala formación de la queratina e hidratación de la misma.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que a veces no  hay  sólo  una causa intrínseca para la fragilidad de las uñas. Podemos llevar una dieta equilibrada, y no tener ninguna patología de base, y notar no obstante, que nuestra uñas no están tan fuertes como antes. Es entonces cuando tenemos que considerar la influencia de factores externos. Es decir ¿cuidamos correctamente nuestras uñas o las estamos exponiendo a agresiones que pueden dañarlas?

  • El frío, en combinación con demasiada calefacción en invierno, pueden provocar mayor sequedaden las manos. Es importante por ello, proteger nuestras uñas del frío en temperaturas bajas y usar una buena crema hidratante para las manos.
  • El contacto con el agua: el excesivo contacto con el agua “reblandece” las uñas y por ello pueden resentirse. Es buena idea proteger las uñas con guantes mientras hacemos limpieza, no sólo por el contacto con el agua si no, también por el contacto con productos químicos, jabones o detergentes que pueden dañar tanto nuestra piel como nuestras uñas.
  • Exceso de manicuras: Ojo! A todos nos gusta lucir una manicura impecable y a la última, pero algunos quitaesmaltes o pintauñas contienen disolventes demasiado agresivos. . Es bueno espaciar las manicuras, y entre una y otra, dejar algunos días para que las uñas descansen, mimándolas con un baño de parafina para nutrirlas más profundamente

Por otro lado, no hay que olvidarnos de que en momentos puntuales en los que notamos las uñas y el pelo más débiles  puede ser de ayudar complementar nuestra dieta  suplementos con vitaminas,  ya que contribuyen a  formar una queratina o capas de proteínas de más calidad y así conseguir una uña más fuerte.

Para que los complementos resulten efectivos  para recuperar nuestras uñas, es importante que aporten una correcta combinación de vitaminas, minerales y otros micronutrientes, como  por ejemplo la vitamina D, que ayuda a absorber el calcio, o la L-Cistina pura, aminoácidos que interviene en la propia estructura de la queratina que forma la uña.

Fuente: Lab. Esteve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>